Nuestros productos son chapados en Oro PVD de 14K

¿CHAPADO O BAÑADO?

¡Chapado en oro PVD! ¿Y en qué se diferencian ambos?

Oímos y repetimos mucho eso de que las joyas están bañadas o chapadas en oro pero, ¿sabemos realmente lo que significa? ¿son siquiera lo mismo? La verdad es que no, no lo son.

Ambas son técnicas que nos permiten lucir joyas doradas por un precio muy asequible, pero no es lo mismo una joya bañada en oro que una chapada. Si quieres saber en qué se diferencian, sigue leyendo.

Lo primero que debemos saber es en qué consiste cada técnica. El bañado, como su nombre indica, consiste en sumergir una joya en oro líquido, una técnica ampliamente empleada tanto en joyería como en el mundo de la electrónica. Por su parte, el chapado es colocar una capa de oro sobre otro metal, generalmente plata o cobre, mediante medios electromagnéticos o químicos. Con las dos conseguimos el mismo resultado de acabado final, un color dorado que emula a la perfección el oro macizo, pero de una manera mucho menos costosa y simple en cuanto a tiempo, material y elaboración.

Entonces, ¿por qué debemos elegir una u otra? La principal diferencia entre estas técnicas es el volumen de la capa de oro que recubre las joyas.

El chapado se caracteriza por un mayor grosor (de 1 a 10 micras), mientras que en el bañado la capa es superficial (de 0.1 a 0.3 micras).

A consecuencia del mayor tamaño de la capa, el chapado en oro presenta más durabilidad y resistencia. Por eso, se consideran joyas de mayor calidad y tienen un precio más elevado que las bañadas. El chapado en oro es fácilmente removible de la joya, siempre y cuando el metal de base sea liso y sin relieves. En cambio, quitar un baño de oro no es un proceso tan sencillo. Para conseguirlo tendríamos que raspar, y estropear, la pieza de base. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que tanto si es baño como si es chapado, el color dorado se irá perdiendo con el paso del tiempo, aunque apostar por joyas chapadas garantiza una durabilidad bastante alta. El roce, el sudor o el agua de mar contribuirán a acelerar el desgaste, por eso es importante un correcto cuidado de tus joyas.

Además de estar chapado en Oro PVD están fabricados en Acero Inoxidable

¿Por qué elegir acero inoxidable? Si eres de ese tipo de persona que no puede salir a la calle sin pendientes, o cualquier otra joya, pero te provocan picor o irritación en la piel, sigue leyendo porque esto te interesa. Venimos a hablarte de las alternativas hipoalergénicas que te permitirán seguir poniéndote complementos sin tener que preocuparte por nada.

¿Sabías que alrededor de un 15% de la población sufre alergia a algún metal? La forma más común de desarrollar reacciones alérgicas a los metales es a través del contacto con la piel y los síntomas que pueden aparecer incluyen, entre otros, erupciones rojas, picazón, ampollas e irritación.

Por eso las joyas hipoalergénicas son cada vez más demandadas. Pero, ¿qué son las joyas hipoalergénicas? El término ‘hipoalergénico’ quiere decir ‘por debajo de lo normal’ o ‘ligeramente alergénico’, es decir, hace referencia a la capacidad de disminuir o tener una probabilidad más baja de generar una reacción.

En joyería, esto se consigue evitando ciertos metales tóxicos en su composición y utilizando materiales con baja capacidad alérgica. Se escogen cuidadosamente metales que, estadísticamente, tienen una posibilidad mínima de provocar una reacción. El riesgo nunca se puede eliminar por completo, pero sí se minimiza.

                 En Mira-Mira fabricamos todas nuestras piezas en acero inoxidable 304.

                    ¿Cuáles son las ventajas de utilizar acero en la fabricación de nuestros productos?

Es SEGURO, al ser un material hipoalergénico, el acero inoxidable, te permite lucir tus complementos sin preocupaciones ni sustos.

También es VERSÁTIL, aunque es un material muy duro, se puede moldear con facilidad para fabricar cualquier diseño o estilo que se desee, lo que permite un alto nivel de personalización y adaptación a las necesidades del comprador.

Además es ASEQUIBLE, ya que la fabricación tiene un costo menor en comparación con otros metales y materias primas y es una buena alternativa a la plata 925, porque por un precio inferior se obtiene un aspecto similar, con la ventaja de la resistencia a la corrosión, cualidad con la que no cuenta la plata.

Asimismo, DURADERO porque es un material con alta resistencia a la oxidación y la corrosión.  No se oxida, no se mancha, ni se oscurece, y su tonalidad y brillo no se alteran con el paso del tiempo. No tendrás que quitarte tus joyas en la playa o la piscina, porque son resistentes al agua. Además, el acero es un material muy duro y que no se deforma. Por todo esto, el mantenimiento es muy fácil, no hay que hacer prácticamente nada para que nuestras joyas nos acompañen durante mucho tiempo.

Finalmente, SOSTENIBLE porque acero inoxidable es biodegradable y 100% reciclable. El carbono emitido por la fabricación y el procesamiento de este material es extremadamente bajo y no supone una carga para el medio ambiente.

Consejos para el cuidado de tus joyas

Guarda tus joyas alejadas de objetos afilados y por separado para evitar que se rayen. Preferiblemente en la bolsita en la que te llegaron.

Evita el contacto directo con productos químicos (lociones, perfumes, etc.) ya que contribuyen a la decoloración.

Limpia la suciedad y/o la grasa acumulada con un paño suave, preferiblemente de microfibra.

Sumerge las joyas durante unos minutos en un recipiente con agua tibia y jabón suave o de pH neutro (evita los jabones antibacterianos).

Close
Sign in
Close
Cart (0)

No products in the cart. No products in the cart.